jueves, 21 de octubre de 2010

OSASUNA Y LOS ÁRBITROS.


La opinión de Sentimiento Osasunista:

El pasado domingo, tras la finalización del partido contra el Depor, revivimos las sensaciones de antaño en cuanto a cabreo por decisiones arbitrales se refiere.


El fantasma de Iturralde Gonzalez, de Perez Burrull (actualmente retirado del arbitraje tras su descenso a Segunda División) y compañía sobrevoló Riazor en más de una, de dos incluso de tres ocasiones. Cuestión que, como ya he dicho, llevó a todo aficionado rojillo a recuperar la preocupación de los arbitrajes tras una temporada pasada bastante tranquila.


Centrándome un poco, fue el segundo año de Ziganda en el que se empezó con el asunto y con un Iturralde Gonzalez como protagonista. Pero no fue hasta el primero de Camacho (que sustituyó a "Cuco" en la jornada 6) cuando realmente comenzó una persecución y un acoso y derribo desmedido y exagerado del colectivo arbitral hacia nuestro club.


El diario Marca, "ese diario que tanto nos quiere", incluso se aventuró a hacer una clasificación ficticia de en qué posición estaría cada equipo si se le sumasen o restasen los puntos mangados, "choriceados" o robados por los colegiados. El resultado (en enero) fue el que veis a la derecha.


Osasuna terminó esa temporada con, ni más ni menos, 14 puntos menos de los que debería de haber tenido y salvandose en la última jornada ante el Real Madrid de Juande Ramos.



Fueron muchos los puntos "robados" pero solo una la teoría que para el aficionado rojillo lo explicaba todo. En la temporada anterior al cese de Cuco Ziganda, Patxi Izco, presidente del club, dejó entrever la posibilidad de presentarse a las elecciones para la RFEF que se iban a celebrar en el otoño-invierno del año siguiente (2008), tras la petición de varios clubes de Primera División y así competir con el actual mandatario Ángel María Villar. Eso no debió de sentar bien en Madrid y a partir de ahí se desencadenó todo lo vivido meses después.


Tras esto, tocó una temporada bastante tranquila, la pasada, la 2009/2010 en la que Osasuna con Camacho en el banquillo apenas pasó apuros en cuanto a los arbitrajes se refiere para salvarse. Quizás porque ya pasó la penitencia de la intentona primera de Patxi Izco para llegar a los despachos más importantes del fútbol español, los de la federación. Cosa, que por otra parte, a unos pareció bien y a otros no. A mí no me desagradó pero a la larga y visto lo visto ojalá se lo hubiese ahorrado y quizás no hubiesemos pasado el sufrimiento que pasamos en aquella temporada en la que el protagonista por excelencia fue Perez Burrull (actualmente retirado del arbitraje tras su descenso a Segunda División)


Pero, este año llegó la segunda intentona, en verano. El objetivo: los despachos de la Liga de Fútbol Profesional , presidida por el ex presidente de la Real Sociedad, José Luis Astiazarán, del que precisamente en San Sebastián no tienen un gran recuerdo en cuanto a la gestión que realizó en el conjunto txuri-urdin.
Izco se postuló como candidato a vicepresidente de la LFP y compitió contra un directivo sevillista. Pues bien, perdió y ahí mucho tuvo que ver el voto de Astiazarán, voto que prometió no dar a ninguno de los dos candidatos pero que al final dio y lo dio por el contricante de Patxi. Esto enfado a nuestro presidente y le llevó rajar ¿Más de la cuenta?... Pues puede que sí o puede que no, según opiniones (declaraciones, pincha aquí)


El caso es que, resumiendo y aunque todavía igual es pronto para decirlo o plantearlo, no deja de ser curioso que los malos arbitrajes continuados y demasiado polémicos lleguen en las temporadas posteriores o inmediatamente venideras, a la posible intromisión de alguien del club, en estos casos de Patxi Izco en los despachos madrileños del fútbol español.


De todas formas habrá que esperar y comprobar en los próximos partidos que lo de este año está siendo algo puntual, pasajero y de mala suerte.

No hay comentarios:

Entradas populares