viernes, 2 de diciembre de 2011

PATXI PUÑAL, LEYENDA ROJILLA SOBRE EL CAMPO


El próximo domingo Patxi Puñal se convertirá en el jugador rojillo con más partidos en Primera de toda la historia del club superando a Javier Castañeda (jugador madrileño de los años 80 y conocido entre otras cosas por, según Maradona ser el defensa que mejor marcaje le hizo en toda su carrera futbolística).

Con motivo de ello, Osasuna (que por fín va a estar a la altura de un acontecimiento de tal importancia) le rendirá sobre el campo y minutos antes de comenzar el partido ante el Betis un merecidísimo homenaje por los 351 partidos en Primera división con la zamarra rojilla haciendole entrega de manos de Castañeda de un simbólico roble montañés (como dice nuestro himno) de la montaña navarra que representa en palabras del club la fuerza, el arraigo y esa pertenencia a lo nuestro, además de la fortaleza y la resistencia ante las adversidades que el capitán ha demostrado año tras año. Tras esto, será plantado en Tajonar el próximo día 14 de diciembre y mientras tanto será cuidado por tres chavales de la cantera.

Sin duda gesto bonito y a la altura de uno de los iconos del osasunismo, que es el último "superviviente" de la vieja guardia formada por los Cruchaga, Josetxo, Mateo, Palacios...
Y es que hace ya 10 años de su debut en Primera División a la tardía edad de 26 años, (dato que hace todavía más meritorio el récord) de la mano de Miguel Angel Lotina.
Llegó tras su etapa de cesión en el Leganés en la que hizo una grandísima temporada. Y desde el primer momento fue el jefe de la sala de máquinas rojilla pasase el entrenador que pasase.
Vivió entre otras cosas la salvación agónica del primer año, fue subcampeón de la Copa del Rey y saboreó las mieles del éxito con la clasificación del club por primera vez en su historia para la Champions con el Osasuna de Javier Aguirre; disfrutó de llegar hasta las semifinales de UEFA (competición en la que marcó todo un señor gol comparado por el entrenador del Odense con el de Zidane en la final de la Copa de Europa ante el Leverkusen por su dificultad y vistosidad) con el Osasuna de Ziganda y ya más recientemente con Camacho y Mendilibar ha sufrido y luchado por mantener al equipo de su vida en donde siempre tiene que estar, rodeado de los equipos grandes de la liga española.

Pocos jugadores han encarnado tan bien como él todos los valores de los que este club puede presumir: trabajo, lucha, raza, coraje, fuerza, honradez, humildad y poco jugadores como él habrá y por el camino encontraremos. Así que no queda otra que seguir disfrutando de él el tiempo que quede; porque aunque pareza incombustible, algún día decidirá colgar las botas quedandose en Osasuna y en el osasunismo un vacío importante que será dificil de ocupar... porque... ¿Quién recogerá su testigo? (mejor dejarlo para otra ocasión)

Y para terminar, no puedo hacerlo de otra manera que no sea con el cántico que seguramente el Reyno de Navarra gritará más fuerte que nunca el próximo domingo minutos antes de las seis de la tarde:

NO PODRÁN PARAAAAAAR A PATXI PUÑAAAAAAAAL

¡Enhorabuena capitán! Siguiente objetivo los 463 partidos con Osasuna de Echeverría. Quedan 28. Comienza la cuenta atrás...

No hay comentarios:

Entradas populares