jueves, 12 de diciembre de 2013

LA POLÉMICA DE LOS PRECIOS VUELVE A CASA POR NAVIDAD (Osasuna - Real Madrid)



Ya está aquí de nuevo. Y no me refiero ni al turrón, ni a las compras de fin de año para la llegada de Olentzero, ni a los preparativos de las "comilonas" o "cenorrios" navideñas de sobre todo 24, 25 y 31 de diciembre que nos pegaremos más de uno y más de dos, ni tan siquiera a la deseada (más por niños que por mayore$$) llegada de S.S.M.M. los Reyes Magos de Oriente. Me refiero, al de nuevo polémico tema del precio de las entradas para el partido que enfrentará a Osasuna contra uno de los dos grandes equipos de la liga española el próximo sábado a las 16:00 en el estadio de El Sadar. Se nos ha convertido ya en un clásico de la temporada.

En mi opinión, medida errónea (la pagaremos posiblemente el año que viene los que tenemos costumbre de viajar con el equipo), pero... es la que se ha realizado.
Los precios fijados ante el Barça se mantienen (entrada más barata 115 €) y por lo tanto, el revuelo surgido en aquella semana de partido ante los catalanes también. 
Precios altos, muy altos. Pero los comparto. En un club como el nuestro tan poco dado a detalles con sus abonados, es de agradecer que desde la Junta se decida sacrificar un puñado de euros por premiar la fidelidad de unos socios a los que, por si hay alguna duda, no les sale la pasta por las orejas y cada nueva temporada les cuesta sangre, sudor y lágrimas (y más en estos tiempos) pagar los 460 € de media que cuesta el carnet. 
(Al abonado, el partido ante los grandes nos sale a 25 € de media)

Y sí, Osasuna anda necesitado de dinero (nunca nos ha sobrado) pero tengamos cuidado con mendigarlo en toda ocasión que se nos presente. Si queremos solucionar un problema, que no sea creando otro. Si este año tenemos problemas de tesorería y lo queremos solucionar bajando el precio de las dichosas entradas... tengamos cuidado; no vaya a ser que el año que viene esos problemas de tesorería, no provengan de donde provienen ahora sino del descenso de ingresos por la no renovación de abonos por parte de socios que se sientan maltratados y agraviados en comparación con los aficionados al fútbol que solo eligen visitar El Sadar cuando Madrid y Barça visitan Pamplona. 

Así que como dice el presidente: "Quien quiera ver al Madrid que pague". El que quiera ver a Osasuna tiene otros 18 partidos al año. Y la medida por lo tanto les resbala.

Dicho esto y como reflexión general, hasta que no nos demos cuenta de que la problemática de los precios del fútbol comienza con los precios que se fijan para los abonos (deben de seguir bajando) y demos la "matraca" con ello de la misma forma que la dan algunos con el tema de las entradas, no avanzaremos.
El precio de las entradas, personalmente, es el que menos me preocupa. Antes están otros.

P.D. Por cierto, políticas de precios enfocadas a "demostrar que..." en modo revancha con el mundo... como que NO. Eso no es serio. Las que se hagan, que se hagan por convencimiento.

No hay comentarios:

Entradas populares