sábado, 7 de junio de 2014

SE BUSCA PRESIDENTE


Varios son los debates que durante estas semanas se han abierto respecto al futuro de Osasuna. Tras la dimisión de la Junta de Archanco, el día 20 de este mismo mes se someterá a votación en la Asamblea Extraordinaria convocada para tal efecto la convocatoria o no de elecciones a la presidencia del club en este próximo verano.
Pero entes de que llegue ese día, me gustaría hacer las siguientes reflexiones sobre temas que andan en la calle:


¿Debe el Gobierno de Navarra poner al frente del club a quien ellos estimen conveniente?

NO. Al presidente lo eligen los socios del club. No el Gobierno de Navarra. Si queremos que ocurra eso... ya sabemos. Conversión en SAD y canjeo de deuda por acciones. Gobierno de Navarra máximo accionista y que ponga en la dirección al que crean oportuno. 
Pero no nos convence la idea, ¿Verdad? Y menos a los navarros, como es lógico y normal, que pasen olímpicamente del fútbol. Pues eso.

Distinto sería que el Gobierno de Navarra metiese en candidaturas a gente capaz y de confianza o que desde el inicio de la campaña nombrase a una persona que, ganase quien ganase, entrase si o sí en la Junta Directiva que saliese de las elecciones con el fin de controlar las actividades que en el club se realicen.

No olvidemos que depende como se den las cosas en el futuro próximo, podemos vivir este año las últimas elecciones (tal como hasta ahora las hemos conocido) que se celebren en el Club.

¿Debe continuar la Gestora al frente del club hasta final de temporada?

NO. Un organismo encabezado por una de las personas (gerente) que ha sido partícipe de la gestión -que tan en entredicho está- del club en los últimos años, hace que no las tenga todas conmigo de que sea lo mejor.
Además, la Junta Gestora es un organismo que no está regulado como tal en los Estatutos actuales del club, por lo que habría que acudir, como se presupone leyendo el Artículo 2 de los mismos:

Artículo 2 de los ES de Osasuna: Legislación aplicable. 

El Club se acoge a la legislación sobre el deporte, así como a las normas sobre clubes y federaciones deportivas. Está afiliado a la Federación Navarra de Fútbol, Real Federación Española de Fútbol y Liga Nacional de Fútbol Profesional, e inscrita en el Registro de Asociaciones Deportivas de la Comunidad Foral de Navarra."

al Decreto Foral 80/2003, de 14 de abril, por el que se regulan las Entidades Deportivas de Navarra y el registro de Entidades Deportivas de Navarra en cuyo artículo 11 se dice lo siguiente: 

Artículo 11 del DF de EE.DD. de Navarra: Comisión Gestora.

En caso de cese del Presidente, por cualquier otra causa que no sea la moción de censura, se convocará el correspondiente proceso electoral para la elección del Presidente. En defecto de previsión estatutaria, los restantes miembros de la Junta Directiva, se constituirán en Comisión Gestora o se nombrará por sorteo entre los socios una Comisión Gestora, que realizará las funciones ordinarias de representación y administración del club deportivo o ente de promoción deportiva.

La Comisión Gestora, en el supuesto de que se establezca su existencia, deberá proceder a convocar elecciones a la Presidencia de acuerdo con lo establecido estatutaria o reglamentariamente. En defecto de previsión estatutaria o reglamentaria, la convocatoria de elecciones se deberá realizar en el plazo que máximo de 15 días hábiles desde su nombramiento.

¿Se deben por tanto convocar elecciones? 

SÍ.
El artículo arriba mencionado lo deja tan claro como claro es que de no hacerlo estaríamos actuando de forma irregular.
De todas formas, de no haber existido estos artículos habría mantenido la opinión porque nos conviene convocarlas ya. Y es que aunque la Junta entrante tomara posesión posiblemente con la Liga ya empezada y con un proyecto deportivo ya definido por la Junta Gestora, urge la entrada de gente nueva en el club que nada más llegar al cargo encargue un auditoria externa que nos permita conocer la situación real en la que se encuentra el club.

El tema entrenador no debería ser un problema. Llegado el momento, se debería optar por uno de consenso entre las candidaturas presentadas. Esto adelantaría los plazos, permitiría la celebración de elecciones sin mayores consecuencias y nos evitaría tener a uno con la etiqueta de interino hasta el nombramiento del nuevo dirigente (finales de agosto - principios de septiembre) como se nos ha presentado hasta el momento. Jan Urban, para mí, tendría todas las papeletas.

Las elecciones es posible que se celebren a finales de agosto. Antes, para finales de julio (como tarde) sabremos las candidaturas que pueden presentarse a las mismas (avales de socios mediante) y a partir de este momento ya sería posible nombrar al entrenador (la pretemporada comienza el 15).
Mientras tanto Martín Monreal sería el hombre que estaría al frente; para después (ojalá) volver al puesto que ahora mismo ocupa. Un tándem Urban - Martín Monreal (cada uno, como digo, en su puesto) suena muy pero que muy bien.

¿La convocatoria de lecciones en este momento puede afectar (para mal) al club?

NO.
Todo lo contrario. Tras las últimas elecciones (celebradas en 2012) ya hemos perdido dos años para realizar cambios, regenerar el club y dar entrada a gente con ideas nuevas. Sería un error ir a por un tercero. Urge, por tanto, realizarlo ya y empezar a romper de una vez por todas (y desde dentro) con el pasado.

1. El apartado deportivo con ese "problema" del que tanto se habla sobre el nombramiento del entrenador estaría controlado siempre y cuando se optase por como dije antes uno de consenso.

2. En el apartado social, creo que la gente estaría desde el minuto 1 movilizada e ilusionada con el lavado de cara que apreciaría con la celebración de un proceso electoral. El debate de proyectos, ideas, planes, etc. creo que harían un gran favor al club en estos momento en los que la gente anda un poco de capa caída y temerosa ante el futuro que se presenta.

3. Y por último, en los apartados institucional y económico, creo que es obvio que el hecho de que se establezca una Junta fija desde ya para los próximos cuatros años aportaría una sensación de estabilidad mucho mayor que si ocurriese lo contrario.


En resumen, NO a la idea esa de que sea el Gobierno de Navarra o el Parlamento Foral quien nombre un presidente por ser el principal acreedor del club, NO a que la Junta Gestora continúe más allá de septiembre, a la convocatoria de elecciones y NO a que éstas puedan afectar para mal al propio club (todo lo contrario)

Veremos ahora qué es lo que ocurre.

No hay comentarios:

Entradas populares