viernes, 4 de julio de 2014

JAN URBAN DEVUELVE LA ILUSIÓN AL OSASUNISMO

Tras la tormenta, llegó la ilusión. Así se puede resumir creo que perfectamente lo vivido por el osasunismo en las últimas semanas. 
Muchos días de incertidumbre, de indignación, incluso de histeria son los que han habido desde el pasado mes de mayo en el que se consumó el descenso del equipo a Segunda División. Dimisiones, "elecciones" a una Junta Gestora, problemas económicos, denuncias, clubs convenidos que se bajan del barco (como Tudelano y Peña Sport), otros que siguen en él (como Ardoi y Amigó), amenazas de descenso a Segunda B, prohibición momentánea (mucho queda por ver de este tema) de incorporar jugadores que no sean de clubs dependientes etc. han sido los quebraderos de cabeza que nos han tenido en vilo a todos los rojillos y rojillas durante este espacio de tiempo. 
Hoy, creo que ya podemos decir que vamos viendo la luz. 

A la noticia de que Hacienda levantaba el embargo de las cuentas del club tras examinar la documentación pedida, se sumó en la tarde de ayer la de la contratación para la próxima temporada (y ojalá sean muchas más) del gran Jan Urban como entrenador del primer equipo.
Urban, que dice haber cumplido un sueño llegando al banquillo rojillo, vuelve a casa tras una larga espera. Allá queda su etapa en el juvenil rojillo y en Osasuna Promesas. Tras esto, marchó a Polonia y allí ha desarrollado gran parte de su carrera profesional como entrenador. Con el Legia de Varsovia probó las mieles europeas y las mieles de los títulos, títulos estos últimos que le sirvieron para inaugurar su palmarés si no tenemos en cuenta la Copa de Campeones lograda con el juvenil rojillo de División de Honor en el año 2001.

Ahora estaba tan libre como ilusionado por regresar a Osasuna. Y todo eso, a pesar de la situación en la que el club se encuentra. 
Nada más conocer su nombramiento, comentaba a la web Navarrasport que él no tenia miedo al fracaso, que de haberlo tenido no habría aceptado el cargo. Pues bien, mi opinión es que haga lo que haga, la palabra fracaso nunca irá unida a su nombre. Valoro muy mucho las circunstancias en las que el polaco ha regresado al club. La situación económica aprieta, los acreedores no entienden de "si no asciendo hoy, ya ascenderé mañana o ya subiré pasado o al otro o al otro o al otro", el aliento de los acreedores lo vamos a sentir en el cogote a todas horas y por ello se antoja como fundamental recuperar la categoría más pronto que tarde. La flexibilidad de algunos de ellos (veremos de otros) existe, pero los aplazamientos sine díe no. Así que tarea difícil, complicada, peliaguda la que a día de hoy se le presenta.

Resumiendo, Urban (para mí) es la persona idónea para afrontar una etapa con el ascenso por bandera. Y estoy seguro de que (no se cuando) lo conseguirá. Y es que es posible que hoy pensemos que no estamos en la situación más óptima para afrontar un objetivo de tal calibre pero es la que nos ha tocado. Y así es. Pero así de cruda es también la realidad. La economía manda. Y a mí también me encantaría vivir en un escenario paradisíaco de tranquilidad y de no me estreses que sino te pago este año te pago dentro cinco. Pero por desgracia no es el caso.
Por lo demás, cuenta con respaldo social, viene con la vitola de saber trabajar con la gente joven, cuenta con experiencia en el mundillo del fútbol en general, aporta carisma al banquillo, conoce Osasuna y tiene el osasunismo metido en vena.

Así que desde aquí... ¡Bienvenido de nuevo a casa, Urban (Y "Kibu")!

No hay comentarios:

Entradas populares