miércoles, 4 de julio de 2018

APERTURA DE PROCESO PARTICIPATIVO PARA LA REFORMA DEL ESTADIO DE EL SADAR

En el día de hoy Luis Sabalza ha dado a conocer los planes del club respecto a la reforma de El Sadar en una presentación/exposición que todo hay que decirlo, para mí ha estado impecable.
Según lo dicho, se llevará a cabo mediante un proceso participativo, en el que se votará entre proyectos de reforma integral con ampliación a MÍNIMO 23.000 o reforma básica con simplemente retoques que la liga obliga.

A la espera de conocer los proyectos que se presenten al concurso y tras alabar la segunda fase que en el comunicado se plantea (auditorio para 400 personas), me gustaría hacer una parada en una de las cuestiones que posiblemente más debate generen en el osasunismo. Que no es otro que el de la capacidad.

Conocida es mi postura sobre ello (pincha aquí) pero quiero seguir insistiendo. La capacidad no puede estar supeditada al simplismo de: "¡¡¡¡¿¿¿¿Cómo vamos a llevar a cabo una ampliación si no llenamos el actual????!!!!"
Que se deciden 23.000 perfecto, que se apuesta por 25.500 perfecto también, que se prefiere estirar hasta 28.000, de lujo. Que nos aventuramos a llegar a los 30.000, muy bien. Eso sí, que la cifra que sea, esté respaldada por un plan estratégico social estudiado al milímetro. Tanto si es para una ampliación ambiciosa, como si es para lo contrario.

Preguntas que debemos hacernos:
¿Hacia dónde queremos ir? 
¿Que posibilidades demográficas de crecimiento tenemos? 
¿Publico objetivo en "X" km a la redonda? 
¿Cual es la implantación social de Osasuna en los territorios navarros? 
¿Existe alguna Merindad en la que se pueda trabajar más y mejor para aumentar el número de socios procedentes de la misma?
¿Con qué medidas podemos conseguirlo?
¿Existen familias sin sitio en el actual Sadar que sean potenciales socios?
¿Existen empresas sin disponibilidad de boxes que sean potenciales socios?
¿Existen cuadrillas de amigos que no pueden ponerse juntas (por espacio) que sean potenciales socios?
Etc, etc, etc.

En resumen, se abre un proceso bonito en el que se trata de ver qué tenemos pero también qué podemos y queremos tener. Anclarnos solo en el presente para analizar lo que queremos para el futuro sería el primer error que podemos cometer. Evitémoslo. 

El actual Sadar nos ha durado 50 años y han pasado ya por él varias generaciones de rojillos. Seamos ahora inteligentes y pensemos en las que vienen. 
Ojalá nos pueda servir para otros 50.



P.D. Si te ha gustado el post y/o te ha resultado interesante, no dudes en compartirlo por tus redes sociales. De eso vive este blog. Gracias! ;-)


OTROS POSTS RELACIONADOS:

- "EL SADAR, ¿REFORMA DEL ESTADIO O CONSTRUCCIÓN DE UNO NUEVO?", pincha aquí.

- "LA RECOMPRA DE PATRIMONIO EN EL CONTEXTO EUROPEO", pincha aquí.

Más info:

No hay comentarios:

Entradas populares