miércoles, 16 de mayo de 2012

FIN DE TEMPORADA


Temporada de aprobado alto. Un objetivo cumplido, el obligado (éxito), otro no cumplido (fracaso). Un 8 en casa. Un 4 fuera.
Algunos se dieron cuenta demasiado tarde que se podía aspirar a lo que hasta el final hemos aspirado. Incluso para que alguno se enterase de la historia y despertase tuvo que llegar la ost... de Vallecas (imperdonable lo ocurrido durante y lo ocurrido después del partido)

Antes de eso, partidos insufribles en los que lo demostrada fuera de casa no me ha gustado, estilo carente de ambición en muchos partidos y de ganas en otros nos ha traído como premio el quedarnos a un punto (como más rabia puede dar) de la clasificación europea. Justicia y premio para el Levante.
En el lado contrario, la trayectoria en casa. Casi inmaculada y que bien merece un notable alto. Pinchazos a priori que nadie esperaba como el del Racing pero de los que por estadística siempre ocurre alguno.
En cuanto a Mendilibar, agradecido por la recuperación del "espíritu Osasuna" después de la etapa del innombrable. Pero para mí no es el entrenador perfecto para el club: las declaraciones aquellas del Bilbao, la no apuesta decidida por la gente del B (ningún promesas ha terminado estabilizado en el equipo y solo se ha apostado por ellos cuando se ha visto obligado, no por convencimiento) y su manera de afrontar la temporada en determinadas fases son cosas que no me han gustado. Para mí sigue siendo un entrenador de segunda fila (que no de segunda división) acorde al objetivo histórico de Osasuna pero como digo no el perfecto. Su discurso (para rato lo hace si entrena al Bilbao y estando en las mismas circunstancias que Osasuna porque se lo comen. Aquí no) mantenido cuando tenía todo a favor para dar un golpe en la mesa llegó tarde (tuvo que pasar lo de Vallecas) y se empeñó en tomar por locos a quien se lo insinuaba para luego ¡Casualidad! Darse cuenta de que de locos nada.
Lo tendremos otro año y como dije en su momento no habría pasado pena si no se le hubiese renovado.
Su renovación, un error, no por no merecimiento (que al fin y al cabo deportivamente la ha merecido) sino por el momento. Con elecciones de por medio no me parece correcto; hipoteca al que venga, si no es de la actual junta, con todo lo que eso supone. Pero es lo que hay.
Ahora espero que con esta temporada haya aprendido la lección por si el año que viene se le presenta otra vez de la misma manera. Si no es así volveremos como sería normal a la lucha de otros años y es en esa en la que yo le veo que está sobradamente capacitado para salir vencedor.

Encaramos ya nuestra decimo tercera temporada consecutiva en Primera División (a una de igualar el récord)

No hay comentarios:

Entradas populares